Todos sobre el Golf - Historia del Golf

El golf es un deporte cuyo objetivo es introducir una bola o pelota en cada uno de los hoyos distribuidos en el campo con el menor número de golpes, utilizando para cada golpe uno de entre un conjunto de palos. Al que practica el golf se le denomina golfista.

El golf tiene sus orígenes en el siglo XV en Escocia; allí los pastores se entretenían golpeando con palos cantos rodados hasta llegar a una meta.

Con el tiempo esos pastores perfeccionaron el juego e introdujeron las primeras reglas básicas.


Desarrollo de juego

Para jugar un recorrido de golf, habrá que completar 18 hoyos en un orden establecido. El primer golpe de cada hoyo se efectúa en el tee de salida, y el último será el que logre meter la bola en el agujero. El resultado (score en inglés) en el golf se obtiene sumando el número de golpes con el que se ha conseguido meter la bola en cada hoyo. El resultado total será, por tanto, la suma de los 18 resultados parciales que se hayan ido obteniendo durante el juego.

La valoración de ese resultado en una competición dependerá, sin embargo, de otros factores: la modalidad que se esté jugando y la ponderación del nivel de juego de cada jugador (sistema de handicap, muy importante en el golf, ya que es la herramienta para conseguir que todos los jugadores compitan en igualdad de condiciones, independientemente de su nivel de juego). El primer golpe es siempre fuerte para acercarse todo lo posible al hoyo. Para el golpe de salida se puede colocar la bola sobre un soporte de madera o plástico, llamado tee, con el fin de facilitar el impacto. Los golpes siguientes se efectuarán con la bola tal como repose.

En cada campo de golf existen hoyos de tres, de cuatro y de cinco golpes, que se denominan hoyos de par tres, par cuatro o par cinco. Si el hoyo es de tres golpes (par tres), la estrategia habitual que sigue el jugador es hacer llegar la bola al green ya con el primer golpe. En cambio, en los hoyos de cuatro (par cuatro) y de cinco golpes (par cinco), bastante más largos, deberá golpear la bola de nuevo con fuerza una o dos veces para llegar a estar en el green.

Una vez en el green, el jugador ya no golpea la bola fuertemente para que vuele a cierta distancia, sino que la golpea suavemente con un palo especial - putter - para que vaya rodando y se introduzca en el hoyo. El jugador que logre embocar la bola en un hoyo realizando el número de golpes establecido, ha cumplido el par del hoyo.

Si consigue lo mismo en todo el recorrido, aunque sea una media por haber hecho más golpes en unos hoyos y menos en otros, habrá cumplido el par del campo. Si un jugador completa un hoyo con un golpe por debajo del par, ha hecho un birdie (pajarito en español). Si son dos menos del par, se habla de un eagle (águila en español), si son tres menos del par, será un albatros.

Cuando un hoyo se termina con un golpe por encima del par, se trata de un bogey, y si son dos golpes de más, se le llama doble bogey, triple bogey, etc. Cuando un jugador emboca desde el tee de salida con el primer golpe, será un "hoyo en uno" o "hole in one".
.


Equipación en el Golf

Todo jugador de golf necesita una bolsa (bag en inglés) para los palos. Empezaron a usarse hacia 1870, pues antes los caddies de los jugadores cargaban con los palos. La versión más simple es la llamada bolsa tubo, que se lleva al hombro. La bolsa ligera de hombro dispone de unas patas retráctiles para que se mantenga de pie.

La bolsa suele estar dividida en compartimentos por dentro donde colocar ordenadamente los palos, evitando que rocen entre ellos, y tiene amplios bolsillos por fuera para guardar otros accesorios útiles (bolas, tees de repuesto, toallita para limpiar la bola, ropa para el mal tiempo, paraguas, bebida, caña o pescabolas para recuperar las bolas que caigan al agua, etc.).

Se emplean carritos para facilitar el transporte cómodo de la bolsa. La mayoría son plegables, con el fin de que ocupen menos espacio en el maletero del coche. Los carros de mano (no motorizados) suelen ser de dos ruedas (que el jugador tira tras de sí) o de tres ruedas (para empujar). Los carros eléctricos o motorizados son accionados por una batería.

Generalmente son de tres ruedas, y algunos cuentan incluso con una especie de taburete lateral. Existen asimismo los buggies, pequeños cochecillos con motor eléctrico o diésel, que se utilizan sobre todo en los campos con numerosas pendientes. En algunos campos pueden ser de uso obligatorio.